15.05.2020

Elena Poniatowska: «La literatura justifica nuestra presencia en el universo»

Son las 21:00 en Estambul, las 13:00 en Ciudad de México, cuando se abre la imagen en la pantalla y Elena Poniatowska aparece al otro lado. Acomoda la luz de la habitación revuelta de papeles y sonríe. Elena siempre sonríe y te contagia su enorme vitalidad y fuerza. Como ha hecho con sus lectores desde que empezó a ser periodista y escritora.

¿Por qué la literatura, Elena?, le pregunto después de saludarnos.

Elena responde: Porque es parte fundamental de la cultura, porque al encontrar los primeros escritos en Egipto, América o Sumeria se constata que somos seres pensantes y que queremos comunicarnos con los demás. Y esas dos posibilidades justifican nuestra presencia en el universo. Más allá de las muchas barbaridades que cometemos, hacemos algo bueno: pensamos y tratamos de comunicarlo, de compartirlo con los demás.

Elena Poniatowska ha escrito que lo primero que reconstruyeron en una Varsovia asolada por la guerra fue una florería. Llevaban las flores e iban a comprarlas sorteando escombros. Es conmovedor. Y esas flores también son la literatura. Y ese mismo es el espíritu de ¿Por qué la literatura?: llevar la literatura y sus ecos, las rosas y su aroma, a todo el mundo aunque haya que sortear escombros. Dar voz a los que no la tienen, como ha hecho Elena Poniatowska durante toda su vida.

Seguimos hablando. Elena me habla de las soldaderas, de su Hasta no verte Jesús mío, de cómo alguien considerado lo más bajo de la sociedad busca en un pedacito de cielo las respuestas existenciales, las mismas por las que se preguntaba sor Juana Inés de la Cruz, las mismas por las que nos preguntamos aún sin saberlo.

Llegan a nuestra charla los jóvenes que exponen sus ideas en la Fundación Elena Poniatowska Amor. Llega el cielo, las estrellas y el observatorio de Guillermo Haro. Las pocas palabras que se dejaba robar Juan Rulfo y la hermosa lengua de los ferrocarrileros mexicanos que a ritmo de locomotora enganchaban vagones y vagones de palabras y prodigios.

Hablamos de lo que haremos juntos en ¿Por qué la literatura? y quedamos en vernos pronto en Estambul.

Muchas gracias, Elena, siempre es un placer poder hablar contigo.

Compartir:
  •  
  •  
  •  
  •