07.01.2021

Luis Alberto de Cuenca: «La literatura tiene efecto curativo y balsámico.»

Llamar a la puerta de Luis Alberto es llamar a la de un buen amigo, por encima del poeta y del hombre de tan vasta cultura que es, Luis Alberto es alguien de una humanidad extraordinaria. Creo que en su caso nada queda por encima, su vida y su obra forman un todo que le hacen, junto a sus muchas lecturas, ser quien es. 

Hablamos de muchas cosas, saltamos de las cavernas a las vanguardias, pasando por la música y la modernidad de los clásicos.

Luis Alberto nos explica como, aunque la literatura se haya sofisticado mucho con el paso de los siglos, sigue vigente esa visión primitiva del hecho literario que se remonta, por ejemplo, a esas canciones primitivas que los hombres de la cavernas utilizaban para recabar el apoyo divino suficiente como para cobrar la pieza en la caza del día siguiente, nos recomienda sobre ese tema “Primitive songs” del crítico literario británico Cecil Maurice Bowra.

Y al hilo de estas canciones, hablamos de su colaboración con José María Sanz, Loquillo, y de cómo la cultura más popular, en la que también está presente la alta cultura, hace que la poesía llegue a muchas más personas. Ellos, Luis Alberto y Loquillo, se conocieron a través de la literatura, de la poesía de la que los dos son lectores voraces.

Eso también es ¿Por qué la literatura?, llegar a tantos como podamos, usar todos los canales y mostrar que la literatura es algo vivo, que tiene pulso, que tiene latido; trasmitir ese temblor de vida que es. Y como me dice Luis Alberto de Cuenca, este proyecto coadyuva a esto, a inocular la droga de la literatura, cuya adicción es siempre benéfica. Porque nos ayuda a vivir varias vidas en una y a enriquecernos con la ayuda de los personajes que pueblan las logias de la literatura y nos dictan las claves para conocernos a nosotros mismos, algo a lo que no llegaríamos si no tuviéramos la literatura.

Y además tiene un efecto curativo, balsámico, sin la literatura probablemente sufriríamos mucho más, por ejemplo en esta pandemia que nos golpea. Nos ayuda a vivir, nos da claves para conocernos a nosotros mismos, es algo imprescindible. Borges podía imaginarse un mundo sin cualquier cosa, salvo sin libros.

Música, libros, películas… Varias manifestaciones de un mismo arte, pero el fundamental es el de contar historias. La literatura, la poesía en concreto, es el arte superior, incluso superior a la música. La literatura es lo más humano del mundo y nos habla de lo que nos concierne a todos. Todo nace con la poesía, la de carácter narrativo que desemboca luego en la novela y la lírica que singulariza toda la historia en un yo individualizado.

Con Luis Alberto de Cuenca no podemos dejar de nombrar a los clásicos, que son siempre nuestros contemporáneos. Nos cuenta como cada generación tiene que leerlos de una manera diferente y siempre se conservan en perfecto estado, cada generación actúa de una manera hermenéutica diferente, esa es la magia de los clásicos que son mucho más modernos que lo que podamos conceptuar como modernísimo. La vanguardia está en los clásicos. Cualquier maniobra de vanguardia está en los clásicos. 

Y acabemos hablando de felicidad, ya lo dice Luis Alberto en su poesía para el libro de ¿Por qué la literatura? La única felicidad posible se trasmite a través del arte.

Conversación con Luis Alberto de Cuenca
Compartir:
  •  
  •  
  •  
  •