12.06.2020

Manuel Vilas: «La vida se hace más vida a través de los libros»

Con Manuel Vilas siempre tienes la sensación de estar con un amigo que te va a contar algo sorprendente, un secreto bien guardado, un hallazgo deslumbrante. Su sonrisa cómplice y su conversación cercana te atrapan en cuanto empiezas a conversar con él, a transitar ese secreto, ese hallazgo que esperas que comparta contigo.

Nos saludamos y comentamos cómo estamos viviendo el confinamiento en Madrid o en Estambul; Manuel echa de menos salir, piensa en la primavera que empieza fuera, en las calles. Es verdad, ha llegado el tiempo de los tulipanes a Estambul. Hablamos de la importancia de verse, de estar “de cuerpo presente”, de los viajes pospuestos y de lo que estamos escribiendo ahora; de la reflexión sobre lo que somos, de cómo se nos ha planteado la pregunta en estos momentos de clausura.

Y entramos en ¿Por qué la literatura?. Para Manuel, la literatura empezó siendo una atracción adolescente, un entusiasmo por la lectura que le llevó a escribir, a descubrir cómo los libros y su propio afán de ser escritor iban construyendo su personalidad.

Me cuenta que, a partir de un momento, empezó a verlo todo con ojos literarios; que entonces descubrió que la literatura era la construcción de su vida y que luego todo lo ha montado en torno a ella.

La literatura es un vínculo entre la palabra y la vida, reflexiona Manuel, la vida crece, se hace más vida a través de los libros.

En algún momento, descubres que formas parte de un país enorme, del país de la literatura, de un lugar en el que la libertad es esencial. Esa idea es la clave: la literatura es un reino de libertad, un territorio donde tu vida tiene sentido, donde la vida se vuelve más intensa. Una vez entras, pides la nacionalidad y no quieres irte nunca del país de la literatura.

Terminamos hablando de este proyecto. Manuel cree que tenemos la obligación de recordarles a los que no leen o leen poco que hay una fiesta importante a la que están invitados, una fiesta en la que hay de todo y que les espera con los brazos abiertos. Y aquí estamos, en ese camino, enviando las invitaciones a la fiesta.

Compartir:
  •  
  •  
  •  
  •